domingo, 7 de junio de 2009

Santuario Virgen de Itacua-Paraguay

A menudo escucho que cuando se refieren al país vecino de Paraguay lo hacen siempre en relación al comercio, ya sea de electrónica, informática, perfumes, etc. Paraguay no es únicamente un intercambio de bienes y servicios, sino que también ofrece un amplio circuito turístico que muchas veces no es difundido en relación a otros países que sí invierten fuertemente en materia turística. Es por ello, que a partir de la visita de ciertos lugares, quiero hacer llegar al lector todo lo que tiene este país para ofrecer.

La ciudad de Encarnación, capital del departamento de Itapua, ofrece a los visitantes una amplia oferta turística, entre ellos el Santuario de la Virgen de Itacua que se encuentra en una saliente de tierra llamada “Punta Itacua” a tan sólo 9 Km. del casco céntrico. Cabe destacar que el acceso se encuentra en muy buen estado, puesto que la ruta es relativamente nueva, y cuenta con buena señalización.
Acceso al camino del peregrino


Vista al río Paraná

El lugar se puede resumir en dos palabras: tranquilo y singular porque la vista que tiene el santuario es privilegiada. Desde allí la patrona de los pobres vigila y cuida a los pescadores que todas las noches se concentran en dicha zona para realizar sus actividades.

Según cuenta la historia, la Virgen se le aparecía a las personas cuando cruzaban por el lugar para ayudarle a no chocar con las rocas del lecho del río que son muchas en esa parte del río que constituían un peligro para la seguridad de los barcos. Años después al comenzar el
siglo XX, mediante gestiones de misioneros del Verbo Divino se instaló en la gruta una pequeña imagen de la virgen traída desde Europa, con lo que la costumbre de peregrinar hasta el lugar cobró fuerza. La fecha en que se celebra la llegada de la Virgen de Itacua es el 8 de diciembre llegando a contener miles de feligreses para el comienzo de la solemne misa.




En el santuario hay una iglesia con forma de barco en alusión a la devoción marinera hacia la Virgen de los pobres de Itacua. El establecimiento cuenta con todas las comodidades necesarias para pasar una jornada agradable; ya que muchas personas aprovechan la extensa arbolada para pasar un día de pic-nic en familia.


Fe, belleza, historia y naturaleza se conjugan en el Santuario para honrar a la Virgen de Itacua o también conocida como Virgen de los pobres. Un lugar que merece la pena ser conocido y vivido.