lunes, 1 de septiembre de 2008

Misiones, más de un siglo de Inmigrantes





Todos los años, desde el año 1980, entre los días 4 y el 14 de septiembre en la ciudad de Oberá-Misiones se celebra la Fiesta Nacional del Inmigrante. ¿Por qué motivos se celebra en nuestra provincia y no en cualquier otra? Por el simple hecho de que a Misiones, durante la etapa de colonización, vinieron a parar muchísimos inmigrantes de todas partes del mundo.
Veamos lo que tiene para contar la historia y así poder entender el presente.
En el año 1750 fueron expulsados los jesuitas de las misiones. Desde que llegaron a tierras misioneras la historia fue forjada por los jesuitas. Tras su expulsión, existe un hiato, un lugar en blanco en la historia misionera que finaliza en el año 1880 cuando nuevamente aparecen registros de lo que se decidió y sucedió en estas tierras.
Con la conformación del Estado-Nación, el gobierno se comenzó a preocupar por aquellas zonas alejadas e inhóspitas del centro de la metrópoli. Los dirigentes desconocían la región y menospreciaban a la población local de la zona conformada por nativos y criollos.
El Estado comenzó a llevar adelante la idea del progreso, un paradigma proveniente de Europa, donde el ferrocarril, el telégrafo y la explotación de los recursos naturales eran sinónimos de progreso. Pero resulta que para llevar adelante este proyecto, se considera NO apta a la población local, tildándolos de gente ignorante, que hablan una lengua ininteligible (mezcla del guaraní con portugués) y que no poseen cultura. ¿Qué hacía falta? Traer gente de Europa, gente que lleve en su sangre el ideal de progreso.
Es así que para esa época con el gobierno de Avellaneda se lanza la Ley de Colonización, comenzando a dar forma al proyecto nacional para poblar la zona con gente apta para el progreso. Además debemos destacar que para ésa época para los europeos les era imposible adquirir una propiedad privada, y veían aquí en Argentina una fuente inagotable de recursos y la posibilidad de acceder a la propiedad privada. Sin contar que muchos escapaban de la miseria y guerras. Es lo que se conoce con la tan conocida frase “se hicieron la América”
Pero antes de continuar debemos advertir que antes de la conformación del gobierno nacional, eran los correntinos quienes administraban estas zonas.
Uno de los objetivos del Estado nacional era el de poblar las zonas alejadas, y los correntinos no estaban haciendo nada para contribuir con ese ideal, por tanto antes de que le quitaran estos territorios, los correntinos realizaron una venta apresurada de las altas misiones. La actual provincia quedó repartida entre 38 propietarios.
Es a partir de esta aclaración que se puede entender porque las primeras colonizaciones oficiales se asentaron en el sur y centro de la provincia. Porque cuando el Estado llegó para colonizar se encontró que la provincia tenía 38 dueños, entonces se llegó a un acuerdo que el gobierno podía colonizar las zonas aledañas a las Reducciones Jesuíticas que fueron consideradas Patrimonio Histórico Nacional. Es así que los primeros asentamientos fueron en Candelaria, Santa Ana, Apóstoles, San José, Oberá etc.
Retomando el tema, son dos los tipos de colonización que se llevan a cabo, la colonización oficial, impulsada por el gobierno y la privada impulsada por las grandes compañías.
La primera de ellas, la oficial, ofrecía al inmigrante una serie de facilidades tales como el pago de pasajes, traslado de la mudanza, maquinarias etc (aunque más adelante no haya cumplido con todas). Al llegar el colono a estas tierras debía hacer frente a la selva con lo que disponía, luego debía producir para poder subsistir y pagar las parcelas de tierra que se le había otorgado.
La colonización privada se realizó varios años más tarde que la oficial. ¿Cómo se realizó? Una vez que los propietarios de los grandes latifundios misioneros extrajeron todos los recursos disponibles, a saber madera y yerba mate, les quedaron las tierras vacías y sin saber qué hacer. Es así que los propietarios a través de las compañías, comenzaron a ofrecer sus tierras en Europa. A estas tierras llegaron inmigrantes que poseían capital, por el hecho de que se debían pagar los pasajes, mudanzas y pagar las tierras en el período de un año, a diferencia de la oficial que comenzaban a pagar después de los 5 años.
Y es de esta forma que se comenzó a poblar la zona centro y norte de Misiones, como Eldorado, Puerto Rico, Aristóbulo del Valle, Leandro N. Além, etc con inmigrantes provenientes de Alemania, Ucrania, Polonia, Rusia, España, Italia, República Checa, Japón, Suiza, Portugal, Francia, Arabia, y otras tantas colectividades.
Es por eso que a Misiones se la considera la tierra del “crisol de razas”, aunque cabe aclarar que es erróneo utilizar la denominación de raza, ya que científicamente se comprobó que no existe tal categoría, sí es correcto hablar de etnia.
Era el colono inmigrante quien llevaba el estandarte del progreso, transformando la selva en pueblo y posteriormente en ciudad.
Creo que los motivos por los cuales se realiza la Fiesta del Inmigrante en esta provincia quedaron claramente expuestos, porque es la (diría única) provincia, donde vinieron tantos inmigrantes procedentes de distintos países del mundo.
Considero que es una excelente oportunidad para que la gente se aproxime a las distintas colectividades y conozca un poco de su cultura, tradición, platos típicos, sus bailes, etc.
Misiones es una tierra que acogió a todos por igual, dando las mismas posibilidades a todos. Donde la diversidad y la diferencia se fundieron en una sola identidad, ni alemana, ni argentina, la misionera.

Les dejo el link de la Fiesta para que puedan ingresar www.fiestadelinmigrante.com.ar